Noticias
Cargando...

Sony Xperia Z Ultra, una bestia en todos los sentidos


Llevo unas semanas probando el Sony Xperia Z Ultra, un Phablet con, nada más y nada menos, que 6,4” de pantalla. El tamaño de su display es, precisamente, la característica que marca a esta bestia de Sony. Su pantalla lo hace, muy bueno para ciertos usos y no tanto para otros. Lo que os quiero decir con esto es que el Z Ultra es un terminal muy especial, orientado a un usuario con unas necesidades muy particulares.

Especificaciones.

Muy brevemente, resumimos lo más significativo del Z Ultra en cuanto a especificaciones, el resto, lo podéis consultar en la web oficial de Sony.

Pesa 2012 gramos y su tamaño es de 179 x 92 x 6,5mm. En su interior corre un procesador de cuatro núcleos, concretamente el Qualcomm MSM8974 a 2,2 GHz, tiene 2GB de RAM. Tiene capacidad de almacenamiento interno de 16Gb ampliable mediante tarjeta SD. Como hemos dicho, monta una pantalla de 6,4” con resolución de 1920 x 1080 píxeles. Sus cámaras son de 8mpx con sensor Exmor RS la principal (carece de flash), y de 2mpx y 1080p la frontal. En definitiva, unos muy buenos números que, después de probarlo, hacen del Sony Xperia Z Ultra un gran teléfono. En su interior corre, como no podía ser de otra forma, el sistema operativo Android, en su versión 4.3.


El Xperia Z Ultra por fuera

Como decimos, y como se puede comprobar en las especificaciones, estamos ante un teléfono grande, con la pantalla que monta no podía ser de otra manera, aunque hay que decir que los de Sony han logrado, a base de buenos materiales, reducir bastante las dimensiones y peso del terminal.

Destacaría, sobre todo, su extrema delgadez, tan solo 6,5mm, lo que hace que, dentro de lo que cabe, no sea del todo incómodo transportarlo en el bolsillo del pantalón. Los materiales elegidos le otorgan la sensación de ser un móvil robusto y de mucha calidad, sobre todo el cristal que cubre la parte trasera. En la misma línea decir que el marco externo es de aluminio y todos los puertos están cubiertos con sus correspondientes tapas, recordemos que este terminal es resistente al agua.

Usabilidad

Siento volver al tamaño del dispositivo, pero es que realmente es su tamaño y su pantalla lo que marca la diferencia entre el Z Ultra y otros terminales, también es lo que lo hace muy bueno para unas cosas y no tanto para otras, aunque a todo se acostumbra uno.

La pantalla de 6,4” es espectacular, por ejemplo, para jugar, para ver vídeos, leer, consumir contenido multimedia, para navegar la web… Se me ocurre también, que este teléfono, asociado a un teclado físico, puede ser muy buena opción para trabajar en movilidad…

Pero la gozada de usar una pantalla como la del Z Ultra(o la de cualquier phablet) tiene un precio. Este teléfono, obviamente, es más complicado de transportar que uno de 4”, aunque como hemos dicho, su delgadez y su moderado peso, ayudan en la tarea. Por otra parte, si te gusta usar el teléfono con una sola mano, no te compres un phablet, estos teléfonos son para sujetarlos con una mano y manejarlos con la otra, a no ser que tengas un dedo pulgar del tamaño de una morcilla de Burgos…


Batería

Mención aparte merece el asunto de la autonomía de este terminal, que me ha parecido bestial. He de confesar que cuando lo recibí, condicionado por su aspecto, pensé que la batería le duraría un suspiro, que los cuatro cores y su inmensa pantalla se la beberían sin esfuerzo. Nada mas lejos de la realidad, la batería del Z Ultra me ha sorprendido muy gratamente, aguantando toda una jornada de uso intensivo, cosa que mi iPhone 5, le pese a quién le pese, no puede decir.

En resumen

El Sony Xperia Z Ultra me ha parecido una bestia, aunque es un animal para un usuario que busca algo muy determinado y que va a sacar rendimiento a las 6,4” de la pantalla. Como hemos dicho antes, para los muy jugones, consumidores de contenido multimedia, o para quienes dan prioridad a la lectura, bien sea en la web, ebooks, PDFs… Pero como también lo hemos dicho, todas estas ventajas tienen un precio a pagar, estamos ante un terminal grande que puede no ser el más cómodo del mercado. Ahora toca poner los pros y los contras en una balanza para ver hacia que lado se inclina.
Compartir en Google Plus

Sobre Jorge Pizarro

Redactor en iPhoneWorld