Noticias
Cargando...

Los pixeles por pulgada. ¿Útiles o simple publicidad?


Muy de moda están los pixeles por pulgada (ppp) que otorgan increíbles resoluciones en pantallas realmente pequeñas, y de eso voy a tratar aquí.

A raíz de la presentación del iPhone 4, con su asombrosa pantalla retina, los fabricantes de móviles han querido usar esa estrategia para aumentar sus ventas, y se ha llegado a unos límites extremos, como el Nexus 5 con sus 441ppp o el HTC One rozando los 490ppp. Hablamos de resoluciones full HD en pantallas de unas 5".

¿Es esto necesario?

La ciencia nos dice que no. En principio un ojo humano perfecto (sin degradación por luz, edad, ruido visual y condiciones óptimas, así como todos los pixeles en perfecta línea recta con el ojo) podría llegar a ver 700ppp. Lamentablemente vivimos en un mundo real, donde existe la edad, ángulos de visión y pantallas que no son perfectas, además de cansancio visual. En condiciones normales, el ojo humano es capaz de percibir hasta 320ppp, a partir de ahí ya no se distinguen los píxeles y las imágenes son nítidas. Que las pantallas superen la franja de nitidez es algo extremadamente útil, especialmente a la hora de leer y de mostrar figuras curvas sin dientes de sierra, pero 450ppp ya no son aprovechables.

Los fabricantes están, pues, aumentando la resolución de las pantallas sin control, cada uno con una tecnología de pantalla distinta (también determinante en la calidad) a modo de publicidad de su producto, y aprovechan para sacar pecho frente a rivales que tienen menor densidad de píxeles. Y esto acarrea un problema. Mover semejante cantidad de pixeles es todo un reto para los procesadores y gráficas de los móviles, potencia que se podría aprovechar en otras funciones, o simplemente no mermar la batería que semejante alarde conlleva.

En definitiva, a partir de 320ppp el ojo humano no distingue los pixeles a una distancia de uso normal.

Esta guerra que se ha creado con las definiciones de pantalla solo beneficia a una parte: los fabricantes, que necesitan aumentar su cuota de mercado a costa de lo que sea, vendiendo números a los consumidores, y los fabricantes, a mi juicio sensatos, como Apple que han decidido mantener una densidad de pixeles invariable, están siendo criticados por "no avanzar" y "no innovar" cuando es algo que parece totalmente innecesario.
Compartir en Google Plus

Sobre Samuel Prudencio

Redactor en iPhoneWorld