Noticias
Cargando...

Análisis del Sony Xperia T, lo hemos probado

Continuo probando los terminales de Sony, en esta ocasión he estado utilizando el Sony Xperia T -el teléfono de James Bond je,je-.  Un teléfono que hace tan solo era unos meses era de gama alta y que ahora, con la salida del Xperia Z ha pasado a ser de gama media, pero como veréis a continuación, es un teléfono que deja claro que fue concebido para ser gama alta.


Las especificaciones técnicas son mas que dignas, el procesador es un Qualcomm Snapdragon S4 de doble núcleo a 1,5 y tiene 1 Gb de RAM y 16 Gb de almacenamiento interno, de los cuales nos quedan 11 disponibles para el usuario, mas que suficiente para la mayoría de los usuarios.
La cámara de fotos también es digna de mención, con un sensor Exmor R de 13 megapíxeles, acompañada de un flash LED y capaz de grabar vídeo FullHD.  La cámara frontal tampoco se queda corta, ofrece vídeo en 720p para realizar videoconferencias o tomar también fotografías y vídeo.
La pantalla tiene para mí un buen tamaño, siendo grande pero permitiendo ser utilizado de una forma relativamente cómoda con una sola mano.  Su calidad es acorde a la gama alta de Sony ofreciéndonos una resolución de 1.280x720, con el motor propio de Sony Mobile BRAVIA Engine.  El panel es un backlight TFT.  En esta pantalla es muy cómodo leer textos y los colores son muy reales.  Por supuesto luego queda el gusto personal de cada uno, sí prefiere AMOLED o la compensación que ofrecen las SuperLCD.
La batería es de 1.850 mAh, siendo correcta para permitirnos llegar a final del día, aunque con estos terminales nunca sabemos las sorpresas que puede depararnos el día y nunca es suficiente su tamaño.

Estéticamente estamos ante un terminal muy atractivo de diseño minimalista, como es habitual entre los teléfonos de Sony.  Al cogerlo en la mano la sensación es muy agradable y cómoda gracias a la curvatura trasera que hace que nos encaje perfectamente en la mano.  El tacto gomoso de la parte trasera confiere una sensación de seguridad al no tener la sensación de que se nos va a resbalar de la mano en cualquiera ocasión, como sí la tenemos con los terminales con partes traseras metálicas o de cristal.
En un lateral tenemos los botones físicos, con un bonito metálico cromado que son los de encendido-apagado, subir y bajar el volumen y un cuarto que nos sirve de acceso rápido a la cámara de fotos y para poder tomarlas sin necesidad de tocar la pantalla.  Sobre ellos tenemos la única “compuerta” donde encontraremos bajo ella las ranuras para la tarjeta MicroSIM y MicroSD.

El sistema operativo está bastante limpio, como es costumbre en Sony.  Para mí su capa gráfica es la mejor que he visto en los terminales Android, pasa desapercibida, no es molesta y la mayoría de sus añadidos se centran en aspectos estéticos.  La versión de Android es la 4.1.2 y recibirá la actualización a la 4.2.
Lo mas destacable de este teléfono, al igual que el Xperia Z por ejemplo, son las certificaciones PlayStation y los añadidos multimedia.  Algunos ejemplos son mejoras de sonido xLoud y ClearAudio+ que junto con el ya mencionado motor BRAVIA para los vídeos demuestran el interés que tiene Sony en que sus terminales sean una de las mejores opciones para los que quieran que su teléfono sea su centro multimedia portátil.

Este terminal desborda calidad por todas partes, desde luego no es el mejor terminal del mercado ni el mas potente, pero para mí es el mejor terminal que podemos encontrar en relación calidad precio.  Actualmente podemos encontrarlo por poco mas de 300 euros y por ese precio teniendo en cuenta el cuidado que ha puesto Sony tanto en el diseño como en la calidad de sus materiales y añadidos, sí que os puedo decir que no hay nada mejor.
Compartir en Google Plus

Sobre El Telar Del Geek

Redactor en iPhoneWorld