Noticias
Cargando...

Análisis del Sony Xperia Z. Lo hemos probado.




El Sony Xperia Z es el nuevo buque insignia de la compañía, un teléfono que siguiendo la línea de la compañía, no deja indiferente a nadie con su diseño.

 En esta ocasión nos encontramos un espectacular terminar de líneas rectas con una pantalla de 5 pulgadas, alejándose así de la moda de esquinas curvadas.  Al cogerlo en la mano, lo siguiente que nos va a sorprender es su delgadez y ligereza, algo a lo que no estamos acostumbrados y menos con ese tamaño de pantalla.

 El terminal está totalmente cubierto por cristal, algo que visualmente queda muy bonito y da en la mano una sensación de seguridad y consistencia pero que es el segundo tema de discordia para mucha gente, temen que ante una caída es mas sencillo que se rompa algo.

 En los laterales encontramos el tercer punto de controversia de su diseño, todos los puertos de conexión están tapados.  Esto es para ofrecer un terminal sumergible y resistente al polvo o la suciedad, algo que a mucha gente le parece una característica genial y, otros se quejan porque utilizan mucho los auriculares y deberán estar todo el rato tapando y destapando el conector... Como he dicho al principio, su diseño no deja indiferente a nadie. 



  Tan solo tiene dos botones físicos: el de encendido-apagado que además sobresale mucho, y los de control de volumen.  Además, los laterales quedan totalmente lisos gracias a que las conexiones quedan tapadas.  

 A pesar de que a la gente le resulten molestas éstas tapas, el efecto visual que ofrecen es elegante y limpio.  El añadido de hacer el terminal resistente al agua es muy importante... especialmente si hay niños pequeños en casa.

 Las especificaciones técnicas también son dignas de mencionar, comenzando por la pantalla con una resolución de 1920x1080 y una densidad de píxeles por pulgada de 443, la mayor densidad de la actual generación de smartphones. Lo mas destacable de esta pantalla es su tecnología propietaria: Mobile Bravia Engine2, tecnología que a la hora de reproducir vídeos nos dejará boquiabiertos por su increible contraste y la fluidez de movimientos. El punto negativo son los ángulos de visión, si no tenemos la pantalla frente a nosotros se pierde calidad... aunque no creo que varias personas se vayan a poner un vídeo a la vez en un móvil.

 La potencia bruta es, literalmente, brutal.  Un procesador Qualcomm Quad Core a 1,5 Ghz, con GPU Adreno 320 y 2 GR de memoria RAM, con estas características es innecesario decir que el terminal va muy fluido y mueve cualquier App o vídeo sin problemas... La memoria interna es de 16 GB, aunque se pueden añadir tarjetas microSD para aumentar esta capacidad, lo cual si hacemos muchas fotografías será necesario.

 La batería es acorde al teléfono, grande de 2330 mAh, los primeros días de tener el terminal no me llegaba al día, es más, no me duraba ni 8 horas, lo cual me extrañaba. Pero al cabo de un par de días que ya estaba todo actualizado, los programas instalados y configurados y hacía un uso normal ya aguanta 12 horas para finalizar el día sin problemas, pudiendo olvidarme así del cargador.

 Como he comentado las fotografías que hagamos con el Xperia Z tiene un tamaño considerable, “gracias”, a su cámara de 13 megapíxeles y su nuevo sensor Xmor RS.  Al igual que en la tecnología de la pantalla Sony demuestra que se dedica a la fabricación de televisores, en la cámara nos recuerda que también fabrica cámaras de fotos.
  
 No solo la cámara es buena, sino que la interface de la cámara y las funciones que la acompañan es de las mejores que he visto hasta ahora en teléfonos.
  
 La calidad de las fotos es muy buena a la luz del día, en situaciones de poca luminosidad es peor, como es normal en las cámaras de los teléfonos, pero ha mejorado considerablemente de modelos anteriores. La grabación de vídeo también es muy buena, incluso en situaciones de movimiento como grabando un evento deportivo, o a nuestros hijos jugando, la nitidez y fluidez es muy buena.

 Tiene añadidos como la posibilidad de tomar fotografías mientras estamos grabando un vídeo, tomar fotografías en ráfagas con tres velocidades distintas, o incluso grabar vídeo con el modo HDR activado. Un detalle que sin embargo no me ha gustado mucho es que no permitan tomar fotografías con un botón físico, algo que si quisieran podrían arreglar con una futura actualización del sistema operativo.

 En cuanto al sistema operativo, afortunadamente, no hay mucho que decir.  Viene con la versión 4.1 instalada y dicen que pronto saldrá la actualización  4.2. El sistema viene muy limpio, nada de esas forzadas capas gráficas que ocultan el “auténtico” android y lo disfrazan.  Tan solo hay unas pocas aplicaciones instaladas que son de Sony.  Entre ellas destaco la de Walkman, muy buen reproductor de audio y que nos recuerda que fue Sony quien inventó estos dispositivos y que, con ellos, fue la reina del sonido durante décadas.

 El año pasado ya fue noticia que Sony quería que su Xperia S recibiese las actualizaciones vía OTA a la vez casi que el Galaxy Nexus, y está dejando claro que su intención es que sus terminales se actualicen siempre lo antes posible. ¡ Bien por ellos!

 En resumen, me parece un gran teléfono tanto en calidad como en tamaño.  Si estáis buscando un teléfono con una gran pantalla y buena calidad esta es una de las mejores opciones que tenéis actualmente. Tiene una buena pantalla, cámara, batería, potencia sistema operativo limpio de modificaciones y es resistente al agua. Curiosamente son sus ventajas lo que pueden resultar en desventajas para algunos, como son el tamaño de pantalla o las tapas para hacerlo sumergible.

Si os interesan mis opiniones personales, tanto del teléfono como del ecosistema Android utilizando Mac, podéis hacerlo en mi blog personal "El telar del Geek".

Compartir en Google Plus

Sobre El Telar Del Geek

Redactor en iPhoneWorld