Noticias
Cargando...

Una vuelta por Silicon Valley

Como os contamos, hace tres semanas nos encontrábamos en San Francisco para la Macworld/iWorld 2013. El evento acabó siendo más pequeño y con productos menos interesante de lo que pensábamos —aun así no dejó de ser muy, muy interesante—, así que la mañana del sábado, el último día de Macworld, nos escapamos de nuestras responsabilidades en el Moscone Center para dar una vuelta por el sur de San Francisco, por Silicon Valley.

La noche la habíamos pasado en Palo Alto, así que pensamos que por qué no pasarnos por la casa de Steve Jobs, el difundo cofundador de Apple a unos 15 minutos de donde estábamos, en esa misma localidad. Tardamos unos 10-15 minutos en llegar y estuvimos un ratito observando la casa del cofundador de Apple desde fuera. En ese momento Pablo Ortega y yo publicamos alguna foto en Twitter y la reacción de la mayoría fue que la casa no parecía tan grande y moderna como esperaban, y que no resaltaba como la casa de un multimillonario. Sin embargo, Palo Alto es una de las ciudades más caras, no sólo de California, sino de los Estados Unidos, y tenemos que reconocer, por lo que podíamos observar desde fuera, que la casa es más grande de lo que parece en las fotos. Aquí os dejamos otra foto desde otro ángulo.

Después de ver la casa en la que probablemente nacieron muchas de las ideas que ahora están reflejadas en los productos de Apple y que han cambiado el mundo, nos fuimos al campus de Google, el Googleplex, en Mountain View. Allí las cosas parecían ponerse muy interesantes. Mientras íbamos en el coche veíamos logos de Google por todos lados, un campo de fútbol de césped en los que había empleados de Google echando un partido, bicicletas con los colores de Google para que los empleados se desplacen por los diferentes edificios del campus, un cartel grande con el famoso icono de Google Maps que te indica dónde estás, etc. Así que aparcamos y empezamos a dar un paseo por allí. Nosotros ya pensábamos en dar una vuelta en bici, porque habíamos oído que las bicicletas estaban allí para cualquiera que quisiera cogerlas... Pero pronto un trabajador de Google nos vio echando fotos a las curiosas bicis y nos dijo que si no teníamos acreditación no podíamos estar allí. No teníamos, así que nos tuvimos que ir sin haber visto demasiado del campus. Fuimos tontos al hacer fotos casi como si fuéramos chinos delante de la Sagrada Familia u otro monumento famoso, pero el camino hasta allí estaba completamente abierto y desconocíamos que no podíamos estar por allí fuera.


Dejamos Mountain View y nos dirigimos a las oficinas principales de Facebook, al campus de Facebook en Menlo Park. Tras un malentendido con el GPS que nos llevó a unas 15 kilómetros de donde realmente se encuentra el campus  —gracias Apple Maps—, por fin llegamos. Para nuestra decepción, aparte de un minúsculo logo de Facebook en la carretera que da entrada al campus, no había nada fotografiable: ni un cartel, ni un logo, ni una estatua ni nada. Lo único fotografiable fue este coche de seguridad que intentábamos evitar para que no nos pasara lo que nos pasó en el Googleplex.


Un poco tristes con lo que habíamos visto en el Googleplex y en el campus de Facebook, ahora íbamos a donde más nos hacía ilusión: al número 1 de la calle Infinite Loop en Cupertino. Al Apple Campus. Esta vez los mapas de Apple, por supuesto, nos guiaron perfectamente hacia allí. El nombre de la calle es curioso; se refiere al término informático del bucle infinito, pero además la calle es también un bucle infinito: es un círculo. Nada más llegar vimos la placa que anuncia la llegada al campus y desde el coche ya vimos a algunos visitantes haciéndose fotos. Nosotros teníamos ya muchas ganas de aparcar del coche, explorar y hacernos fotos como ellos. Nada más salir del coche fuimos a la entrada, adornada con las bandera de Estados Unidos, de California y de la manzana. En este edificio, el número 1 de la calle Infinite Loop, es donde, entre otras cosas, se encuentra el despacho del CEO (el de Steve Jobs, que, suponemos, habrá ocupado Tim Cook desde su sucesión). Después vimos la Company Store, a unos metros de la entrada del edificio principal, la única tienda del mundo que vende merchandising oficial de Apple (os dejamos una foto aquí). Por desgracia, era sábado y la tienda sólo abre entre semana, así que no nos hemos podido traer nada. Y, finalmente, fuimos a hacernos la foto por excelencia para todos los que visitan el campus: con la placa que antes mencionábamos y que podéis ver en la foto.


Después de echar muchas fotos a todo lo que podíamos, nos volvimos a San Francisco a la Macworld. Al final, después de dar nuestra vuelta por Silicon Valley, pasando por la casa de Steve Jobs y los campus de Facebook, Google y Apple, y de encontrarnos con atascos a la entrada de San Francisco, llegamos a tan sólo una hora del cierre de la Macworld. Poco pudimos hacer en el Moscone Center antes de que fuese ya hora de decir adiós a la Macworld hasta el año que viene.

Compartir en Google Plus

Sobre Enrique Benítez

Redactor en iPhoneWorld