Noticias
Cargando...

Comparativa entre iPhone 5 y Samsung Galaxy S III.



     Los compañeros de TechnoBuffalo han realizado un vídeo muy interesante, colgado en Youtube y que podéis verlo al final de este artículo. El vídeo es una análisis exhaustivo de las diferencias entre el iPhone 5 y el Samsung Galaxy S III.

     Para los que no tengáis conocimientos suficientes de inglés o para los que no dispongáis del tiempo suficiente  (11 minutos y 17 segundos) para ver el vídeo os hacemos un breve resumen de la comparativa.

     1. Diseño y materiales (iPhone 5). El plástico del Galaxy S III poco tiene que hacer con el acabado metálico del iPhone 5 y su trasera en aluminio satinado, aunque bien es cierto que para gustos los colores. El iPhone 5 tiene unas dimensiones menores que redundan, obviamente, en una pantalla de menor tamaño.

     2. Capacidad de almacenamiento (Galaxy S III). El iPhone tiene capacidades desde los 16 hasta los 64 gigas de memoria. El surcoreano solo está en 16 y 32 gigas, pero soporta Micro SD, lo cual hace que los 200$ que tienes que gastarte para obtener esos 32 gigas extras de almacenamiento en el iPhone 5 sean unos 30$ aproximadamente si quieres ampliarnos en el Galaxy S III con la tarjeta de memoria.

     3. Componentes internos (Galaxy S III). Como podéis ver en el vídeo el smartphone asiático tiene un microprocesador más rápido y el doble de memoria RAM, si bien la velocidad real de procesamiento en algunas operaciones es superior en el modelo californiano.

     4. Sistema operativo y Software (iPhone 5). iOS es un sistema operativo estable, fluido, sencillo; Android, por el contrario, destaca más por la capacidad de personalización que tiene, puedes crear accesos directos de cualquier aplicación y activar o desactivar todo tipo de opciones desde varios menús distintos, los widgets aún no existen en iOS.

     5. Pantalla (iPhone 5). Esto, más que nunca, es cuestión de gustos, la mejor pantalla con mejor resolución (Retina) contra una de las más grandes (Super AMOLED).

     6. Autonomía (Galaxy S III). Ambos tienen una autonomía de entre 6 y 8 horas haciendo un uso intensivo del smartphone, una diferencia importante está en la posibilidad de sustitución de batería manualmente en el Samsung, el iPhone no tiene esta posibilidad.


Compartir en Google Plus

Sobre iKer

Redactor en iPhoneWorld