Noticias
Cargando...

Asesina a un estafador que le vendió un iPhone falso

Todo sucedió en la ciudad de Zhengzhou (China). La policía, tras una investigación que lleva a cabo desde el mes de febrero (fecha en la que sucedieron los hechos), acaba de detener al presunto autor del asesinato de un vendedor callejero. El móvil del crimen -nunca mejor dicho-, fue la sed de venganza de un ciudadano al ser timado con la venta de un iPhone falso.

El desafortunado vendedor se encontraba en la Plaza 27 de la ciudad, buscaba una posible víctima para su estafa, cuando observó que el señor Feng, que así se llama el asesino, miraba asombrado el escaparate de una tienda de teléfonos móviles. Aparentemente, era la víctima perfecta. El estafador se acercó a Feng con un iPhone 4s original en la mano y se lo ofreció por unos 2.000 yuanes, algo así como 240 euros. A Feng le pareció una buena oferta y aceptó el trato.

El vendedor le dijo que por ese precio, lo mínimo era darle un iPhone nuevo y embalado, que tendría que esperar un rato mientras iba a buscarlo. A su regreso, la transacción se consumó y el vendedor desapareció del lugar. La sorpresa vino cuando el comprador abrió la caja y observó que el iPhone que había dentro era una burda copia del smartphone de Apple.

La ira y la impotencia invadieron al señor Feng, quien regresó al lugar y durante varios días estuvo acechando al vendedor en los aledaños del centro comercial 'Tianran Mall'. Unos de estos días se percató de la presencia de un grupo de personas que intentaban vender iPhones falsos a la gente. Se encaró con ellos y, sin la seguridad de que se tratase de las mismas personas que le estafaron, les pidió sus 2.000 yuanes.

Durante varios días permaneció por la zona, hasta que el grupo de timadores decidió plantarle cara e intentaron lincharlo. Mr. Feng, provisto de un cuchillo hirió a varios de ellos, siendo el más grave un indivíduo con un corte en la femoral que le provocó la muerte.

En fin, otra de estas historias relacionadas con el iPhone, que normalmete suceden en China y que nos dejan con la boca abierta. La imagen que os mostramos es una captura de las cámaras de seguridad que recogieron lo sucedido.

Compartir en Google Plus

Sobre Jorge Pizarro

Redactor en iPhoneWorld