Noticias
Cargando...

Diez consejos que alargarán la vida de tu iPhone

Si eres de los que les gusta que su iPhone le dure varios años, o bien si te actualizas cada vez que sale un nuevo modelo pero quieres vender el anterior en un buen estado, seguro que los siguientes consejos te pueden venir muy bien. 


Te mostramos 10 formas de alargar la vida de tu dispositivo:

Evita los arañazos. Es muy fácil, por muy poco dinero puedes comprar un protector de pantalla. Una vez colocado, apenas se nota y realmente evita todo tipo de erosiones en la pantalla. Si tu móvil es un iPhone 4 ó 4s, también tienes la posibilidad de poner uno de estos protectores en la tapa trasera. Es importante no guardar el teléfono junto a objetos metálicos, llaves, monedas... éstos lo rayan con facilidad.

Protégelo de los golpes. Para mi gusto, lo mejor es una funda tipo bumper. Recubre los cantos del iPhone 4 y absorbe muy bien los pequeños golpes. La mayoría incorporan sus propios botones, por lo que son bastante cómodas. Si estas no os gustan, las hay de silicona o plástico que cumplen con la misma función e incluso protegen también la parte trasera. Hay modelos para todos los iPhones.

Polvo y suciedad. Intenta evitar que esté en contacto con suciedad. Si no es posible, siempre puedes comprar una especie de tapones que cubren los orificios por donde más penetran las partículas de polvo, el conector del cargador y el de los auriculares.

Cuida la batería. No pretendemos que la batería de un iPhone dure cuatro días a tope de funcionamiento, pero sí queremos que transcurrido por ejemplo, un año de uso, ofrezca el mismo rendimiento que el primer día. Para esto podemos hacer varias cosas. La primera es usar la batería en ciclos completos de carga. Tenemos que procurar usar el móvil hasta que se agote por completo y después cargarlo al 100%. Aparte de esto es conveniente calibrar la batería una vez al mes. Para ello tenemos que agotar por completo la carga, dejarlo unas horas en reposo, y después cargarlo durante, por ejemplo, toda la noche aunque la carga ya esté al 100%.

La Humedad. Es un factor importantísimo en la vida de un móvil.  Hay que intentar evitar los ambientes con mucha humedad ambiental. Por ejemplo, no meter el iPhone en el baño mientras nos duchamos. El vapor de agua penetra en el teléfono y podría dañar algunas de sus partes más sensibles.

Temperaturas extremas. En cualquier manual de instrucciones de todo cacharro que se precie pone la siguiente advertencia: 'No acercar la batería al fuego'. Este puede que sea un ejemplo muy exagerado, pero es cierto. El calor afecta y mucho a la batería. No debemos colocarlo sobre superficies calientes, no es la primera vez que veo un iPhone encima del radiador de casa o en el salpicadero de un vehículo en pleno verano.

Utiliza siempre accesorios de buena calidad. Ya no queremos decir accesorios originales porque, a veces, su precio es excesivo. Pero nunca debemos comprar, por ejemplo, un cargador de los que cuestan dos dólares en ebay y encima usarlo a diario.

Cuida el software. Instala siempre sistemas operativos originales de Apple. Es la única forma de evitar fallos, o por lo menos de asegurar que, de existir, se solucionarán en una futura actualización. De la misma manera, al usar aplicaciones de la AppStore, te aseguras de que han pasado unos mínimos filtros con el objeto de ofrecer ciertas garantías.

Protege tu información. Una simple contraseña de acceso al terminal puede evitar que, ante una pérdida o robo, un desconocido tenga en su poder todos tus datos, contactos, fotos...

Limpieza. Por último un consejo que no alargará la vida de tu iPhone, pero que es de lo más saludable. Limpia la pantalla. Pasa un paño de los que se usan para limpiar las gafas hasta dejarla reluciente. No utilices ningún producto que pueda dañar la misma. Si está muy sucia puedes usar un poco de agua. Un estudio que se realizó en 2010, demostraba que en una pantalla táctil se podían encontrar 18 veces más bacterias que en un baño público.
Compartir en Google Plus

Sobre Jorge Pizarro

Redactor en iPhoneWorld